Su propósito es reforzar las medidas de Estados Unidos para prevenir, detectar y enjuiciar internacionalmente lavado de dinero y financiación del terrorismo. Nuestra seguridad nacional depende de ello.